Unidad de Duelo

Unidad de Duelo

A lo largo del ciclo vital, transitamos por distintas crisis. Éstas son cambios que experimentamos como pérdidas: el nacimiento, el destete, la entrada al colegio, el paso de la niñez a la adolescencia, el matrimonio, tener hijos y la muerte, tanto personal como la de un ser querido. Ésta última, se nos presenta como una de las cosas más difícil que debemos afrontar los seres humanos, puesto que en todo fallecimiento de una persona amada, nos enfrentamos a dejar nuestra posición, el lugar que ocupábamos y éramos estando con esa persona, motivo por el cual sentimos un gran vacío, una rabia que se agota en el llanto, que se posiciona en el cuerpo y contrae nuestro pecho manteniéndonos con insomnio.

Con la pérdida de un ser querido, comienza un largo camino por recorrer, cada pérdida, cada cambio, conlleva un proceso de elaboración. Además, surge una necesidad inevitable de poder expresarnos emocionalmente, lo que no siempre es posible, conteniéndonos, o coartándonos. Asimismo, se desatan reacciones complejas, tanto conductuales, físicas, cognitivas como emocionales, afectando a todos los involucrados. En otras palabras, el duelo como su nombre lo indica: “duele”, y por mucho que lo intentemos, no podemos evitar que sea así. SIEMPRE hay dolor en una pérdida, incluso cuando el presente se muestra aún mejor que el pasado. Esta situación de crisis, es vista como un periodo en la que se afecta y cambia nuestra calidad de vida en todos sus ámbitos: individual, de pareja, familiar, laboral y también de comunidad. Por ende, necesitamos dar algunos difíciles pasos y aprender las duras lecciones de la pérdida “No existen atajos para el dolor”.

Es por ello que como empresa al tener un compromiso social, hemos decidido acoger el sufrimiento personal, social y cultural creando con este objetivo, La Unidad de Duelo. En ésta, ofrecemos los siguientes servicios sin costo:

  • Terapias de acompañamiento psicológico individual y familiar.
  • Terapias y talleres grupales.
  • Charlas piscoeducativas para la comunidad, empresas y/o instituciones con convenio.

En ninguna otra situación como en el duelo, el dolor producido es TOTAL: es un dolor biológico (duele el cuerpo), psicológico (duele la personalidad), social (duele la sociedad y su forma de ser), familiar (nos duele el dolor de otros) y espiritual (duele el alma). En la pérdida de un ser querido duele el pasado, el presente y especialmente el futuro. Toda la vida, en su conjunto, duele

J. Montoya Carrasquilla, 1998
Bibliografìa:
– Kübler-Ross, E. (2000). Sobre la muerte y los moribundos. Grijalbo.
– Montoya, J. (2008). Pérdida, Aflicción y Luto, Herramientas para facilitar el proceso de recuperación tras
la pérdida de un ser querido. Medellín, Colombia.
– Neimeyer, R. (2002). Aprender de la pérdida. Una guía para afrontar el duelo. Ed. Paidos: Barcelona.